Psicópatas uniformados jubilados: «Deberían saltarse las lacrimógenas, y usar el revólver» (SIC)

Si ud. pensaba que los efectivos activos de algunas ramas de las fuerzas armadas eran uns desquiciados, siéntese porque deberá tomar conocimiento que los jubilados de algunas de esas ramas son igual o más desquiciados que los en ejercicio. Así casi lo confirma la multigremial que agrupa a miembros en retiro de todas las ramas de las FFAA y de orden, en conjunto con el Círculo de Coroneles de Carabineros (r) de Viña del Mar.

Dicho conjunto, ingresó la noche de este jueves un recurso ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso, para revertir el fallo que ordena a la policía uniformada cesar el uso de las escopetas antimotines “a todo evento”.

Las dos agrupaciones -mediante un escrito de 19 páginas presentado ante el tribunal de alzada porteño- cuestionaron la orden conocida el pasado viernes, cuando la Quinta Sala prohibió el uso de balines en el caso que se produzcan manifestaciones públicas en la ciudad de Valparaíso.

En ese contexto, indicaron que el armamento antidisturbio es fundamental para la protección de la vida de los carabineros, “pues deben enfrentar a cientos o miles de personas en algunas ocasiones, que actúan enfervorizados y violentamente en su contra”.

Del mismo modo, abocaron a que los uniformados “requieren de elementos disuasivos mínimos para actuar en desproporción númerica, y para repeler ataques alevosos y sorpresivos que proviene de turbas que se mezclan con la civilidad, debiendo contar con elementos disuasivos mínimos”.

Y en el caso contrario -sumaron-, sube el peligro para los propios manifestantes, ya que en caso de amenazar la vida o integridad física de la policía, “éstos deberán usar su arma de fuego, saltándose del gas lacrimógeno al revólver calibre .38”.

Según dijo Pedro Veas Diabuno, presidente de esa Multigremial, debieron acudir a la justicia ya que “cuando el Estado de Chile le dice a las fuerzas de orden y seguridad que tiene que mantener el orden púbico, esa tarea debe cumplirse sin restricciones”.

“Las restricciones que coloca el propio Poder Judicial, sin corresponderle hacerlo, evidentemente le impide a Carabineros cumplir su misión”, cuestionó.

Por otra parte, Javier Gómez, abogado que ingresó el recurso explicó que “obviamente que esta apelación (…) jamás busca que se produzcan lesiones ni menos la muerte de las personas que están marchando pacíficamente”.

“Pero -añadió- carabineros debe contar con los elementos para imponer el orden y el uso de la fuerza necesaria y proporcional de acuerdo a la ley”.

Si exceden este marco legal y ejercen “alguna fuerza excesiva, sin duda que deberán responder ante los tribunales de justicia competentes”, sentenció.

El fallo de la Corte de Apelaciones de Valparaíso informado hace ya una semana tomó en cuenta -entre otros antecedentes- un informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos en el que se expresa que en la zona, entre el 21 de octubre al 10 de diciembre de 2019, existe una cifra de 1.300 personas informadas constatando lesiones.

De ellas, 147 fueron heridas por escopeta antidisturbios; siete personas con trauma ocular; siete personas heridas por impacto de bomba lacrimógena; tres atropellos con vehículo institucional y una persona herida por arma de fuego.

En tanto, según el conteo interno de Carabineros, a nivel nacional desde el 18 de octubre de 2019 al 1 de abril de 2020 se reportaron 4.817 uniformados lesionados y 1.198 ataques a vehículos de la institución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *